Translate

LOS CONTEXTOS INTERPRETATIVOS DEL FLAMENCO





Estamos trasladando este  material y añadiendo más contenidos   a un nuevo blog en Wordpress en esta dirección:  https://magisterioflamenco.wordpress.com/ 

Muchas gracias por seguirnos!





HISTORIA DEL FLAMENCO. 

LOS CONTEXTOS INTERPRETATIVOS DEL CANTE, BAILE Y TOQUE FLAMENCOS






[Textos extraídos de la publicación de María Jesús Castro, Historia musical del flamenco, 2007, Barcelona: Publicacions Beethoven junto a otros originales de la misma autora]








[Lo sentimos, esta página no está acabada, poco a poco se irán añadiendo más información. ¡Gracias por seguirnos!]


LA GUITARRA PREFLAMENCA

          La época previa a la historia del flamenco se denomina Preflamenco, período de tiempo que abarca, aproximadamente, desde mediados del siglo XVIII hasta mediados del XIX, y en el que se producen las condiciones necesarias para que emerjan las primeras formas musicales flamencas

          Esta guitarra inicial se caracteriza por coexistir unos guitarristas preflamencos que recibieron influencias desde una doble vertiente: por un lado, la guitarra popular interpretada para acompañar los bailes folclóricos y, por el otro, la guitarra de concierto de los guitarristas románticos. 


         La guitarra popular era el instrumento preferido para acompañar los bailes folclóricos, que iban acompañados de cordófonos con mango de cuerda pulsada como la guitarra o la tiorba, básicamente con la técnica del rasgueado, y algún cordófono con mango de cuerda punteada como las bandolas o bandurrias, cuya función principal era la de apoyo a la danza

En consecuencia, al ser un instrumento musical que formaba parte del instrumentario folclórico, la guitarra aparece en escenas al aire libre, en el campo, en mesones o espacios abiertos, en horario diurno, a la luz del día, y en celebraciones festivas en las que participan un gran número de personas. Características todas ellas que corresponden al ciclo festivo del folclore.


"Baile en un patio andaluz" de Raimundo de Madrazo


"Baile en el mesón" de Antonio Pérez Rubio

"Baile en un mesón" de Joaquín Becquer


"Fiesta en la venta" de García Ramos


          Por su parte, y entrado el siglo XIX, los músicos románticos que desarrollaron temas folclóricos los convirtieron en piezas de concierto. La guitarra española ejecutada por profesionales tomó de los aires populares ("aires nacionales") la inspiración para sus obras: el guitarrista Francisco Trinidad Huerta, en un concierto que ofreció en el Teatro del Liceo en febrero de 1849, incluyó en su repertorio la cachucha y el Jaleo de Cádiz. 






         Otro de los guitarristas populistas fue Julián Arcas (Almería, 1848-Málaga, 1882), quien siguió la moda imperante en el siglo XIX del nacionalismo y popularismo musical, la generación de los músicos románticos-populistas que se inspiraron en los aires musicales populares y en la ópera italiana. Arcas publicó más de treinta piezas de concierto, muchas de ellas recreando obras populares como boleras, boleros, tangos, jotas, panaderos, murcianas, soleares y rondeñas










1. FINALES DEL SIGLO XIX Y PRINCIPIOS SIGLO XX (ca. 1860-1920)



        El período que se prolonga desde la década de los sesenta del siglo XIX, aproximadamente, fecha de cuando tenemos noticia de que a un sistema musical nuevo se va a denominar flamenco, hasta principios de los años veinte del siglo XX se encuentra limitado por unos  concretos, muy representativos, por otra parte, de los espacios de ocio de la España decimonónica. En la sociedad española de entonces se afianzó el nuevo estrato social de la burguesía, fruto de las revoluciones industriales y del mercantilismo económico, y fueron quienes contribuyeron decididamente al surgimiento de nuevos géneros musicales, muy del gusto de las clases populares, así como al aumento del dinamismo musical en torno a la edición de partituras, a la venta de los novedosos sistemas de grabación y reproducción sonoros, entre otros los gramófonos y los cilindros de cera, y al surgimiento de nuevos contextos de interpretación relacionados con las clases sociales más populares, alejados de los contextos más elitistas. 

Estas nuevas formas de diversión tuvieron su lugar en los teatros locales, academias de baile y cafés cantantes, espacios estos últimos en los que se alternaba en su programación las canciones del género chico, variedades y zarzuelas, con los elencos flamencos, y que todos ellos difundieron desde las ciudades nuevos modos de entretenimiento. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario