Translate

LAS ESCUELAS DE GUITARRISTAS FLAMENCOS (I)




Estamos trasladando este  material y añadiendo más contenidos   a un nuevo blog en Wordpress a esta dirección:  https://magisterioflamenco.wordpress.com/ 

Muchas gracias por seguirnos!





HISTORIA DE LA GUITARRA FLAMENCA

 LAS ESCUELAS DEL TOQUE



[El material principal de esta página está extraído del libro publicado por María Jesús Castro, Historia Musical del flamenco, 2007, Barcelona: Beethoven Publicacions, aunque se ha llevado a cabo una puesta al día con todo el material que, principalmente en los blogs de flamenco en internet, se ha ido verificando a lo largo de estos años.] 



1. EL TOQUE A FINALES DEL SIGLO XIX Y PRINCIPIOS SIGLO XX (ca. 1860-1920)







 PRIMERA GENERACIÓN 






   
JOSÉ PATIÑO GONZÁLEZ "MAESTRO PATIÑO" (Cádiz, 1829-1902)

    De entre ellos, destaca el MAESTRO PATIÑO, el tocaor más representativo de su generación, que llevó a cabo sus actuaciones en cafés cantantes y teatros, entre Cádiz y Sevilla, acompañando a cantaores como Silverio Franconetti hacia 1864.

    "[El Maestro Patiño] Era muy popular y conocido por las famosas referencias de su trabajo en     el difícil instrumento de la guitarra, que llegó a dominar como pocos" (Diario de Cádiz, 10 de      agosto de 1902) citado en Callejón del Duende

          Como creador de la primera escuela gaditana del toque, entre los discípulos del Maestro Patiño destacaron: Manuel Pérez "el Pollo", del que se sabe que acompañó a Enrique el Mellizo, y Francisco Sánchez Cantero "Paco el Barbero", quien acompañó en los cafés a Curro Dulce y Joaquín la Cherna (en 1867) 


ANTONIO PÉREZ GALINDO "MAESTRO PÉREZ" (Sevilla, 1839-1895)
    
   Otros tocaores profesionales de los cafés cantantes andaluces fueron el MAESTRO PÉREZ, de quien Fernando de Triana destacó que "acompañaba muy bien el cante y extraordinariamente bien el baile". Guitarrista preferente de la escuela sevillana, fue padre fundador de una dinastía de artistas flamencos, como guitarristas su hijo Antonio Pérez León y su nieto Antonio Pérez Montenegro, y como bailaores sus hijos Manolito Pérez y Lola Pérez. 

     La biografía de Antonio Pérez, casi olvidada, ha sido relatada por Manuel Bohórquez en su blog La Gazapera (ver aquí), desde sus precoces inicios y el desarrollo de su vida profesional en algunas academias sevillanas. Bohórquez señala la afición por la guitarra que tenía Antonio Pérez que le llevó a trabajar en el Café de Manuel Ojeda El Burrero, local en donde lo descubrió Silverio Franconetti y con el que trabajó durante algunos años. 

       A mediados de los años sesenta, el Maestro Pérez forma parte de los elencos flamencos en distintos espacios de la ciudad sevillana, como los Salones de Oriente, junto a cantaores como Silverio Franconetti y Lorente.  

      "Ensayo extraordinario de cante y bailes andaluces. En los elegantes salones de Oriente, calle Trajano, lo habrá hoy sábado, en el que toman parte las persona siguientes: el famoso guitarrista Pérez; los cantadores el Cuervo Sanluqueño y Lorente; la graciosa Virilo cantará y bailará; Isabel Jiménez para bailar con el Pintor y el Quiqui. (La Andalucía, 27 de julio de 1866) Cit. en la entrada "El célebre Maestro Pérez" de Manuel Bohórquez en la gazapera.

      Manuel Bohórquez nos aporta un dato muy interesante para comprender cómo se ganaban la vida los flamencos de la segunda mitad del siglo XIX quienes, a pesar de su popularidad como guitarristas o cantaores, tenían que compaginar su arte con otra profesión. Al respecto del Maestro Pérez Bohórquez comenta que "era entonces un modesto peón de albañil y una persona sumida en la pobreza, como consta en su expediente matrimonial. A pesar de que trabajaba tanto en la construcción como en los cafés y en las academias." 


     En 1879, Antonio Pérez consta como el único guitarrista de la compañía flamenca dirigida por Silverio Franconetti que actuó en el Teatro de la Bolsa en Madrid, junto a Trinidad Cuenca, Antonio el Pintor y José Caro (ver blog flamencasporderecho aquí) y con anterioridad en el año 1871 en el Café del Recreo de Córdoba. 
         
      
 
A la izquierda, Antonio Pérez (sentado) junto al joven bailaor Lamparilla
A la derecha, imagen del Maestro Pérez extraída del blog de Manuel Bohórquez La Gazapera


     En el período final de su vida artística, Antonio Pérez se instaló en Sevilla y se hizo cargo de la dirección del cuadro flamenco del Café El Burrero en la década de los ochenta del siglo XIX, en los dos locales que tenía, en la calle Tarifa y el veraniego en la entrada del puente de Triana (ver Bohórquez aquí). En este café trabajaron sus tres hijos, Antonio, Manolita y Lola, junto con artistas como el Canario de Álora, el Canario Chico, la Carbonera, Carito de Jerez, la Juanaca de Málaga y la Serrana (ver los blogs F
lamencas por derecho aquí y La Gazapera aquí).




MAESTRO BAUTISTA (Madrid, principios s. XIX-XX)
     
     Y el MAESTRO BAUTISTA, quien tocó en los cafés cantantes madrileños como El Imparcial, en 1884. 










    SEGUNDA GENERACIÓN 










FRANCISCO SÁNCHEZ CANTERO "PACO EL BARBERO" (Jerez, 1840-1910)
   

        Sobre el tocaor Paco el Barbero se sabe que estuvo en activo en las décadas 60 y 70 del siglo XIX y llevó a cabo una actuación esporádica en 1886 en el Café Corrales de Madrid tras su retiro. 
Con el nombre de Francisco Cantero, sin el apellido Sánchez, constan diversas representaciones en el Teatro Principal de Jerez acompañando a Silverio Franconetti en el año 1867; en el Café Madrid de Cádiz en los años 70 y tocando solo o junto al Maestro Patiño entre las actuaciones de cante y cante. 

 Varios son los motivos por los que nos atrevemos a afirmar que Francisco Sánchez "el Jerezano" es una persona distinta de Francisco Cantero "Paco el Barbero" [ver la entrada en este blog sobre la biografía de ambos aquí], motivos que vienen a confirmar las dudas planteadas por Antonio Barberán en una entrada de su blog del 2013 sobre la confusión de datos biográficos en relación a Paco el Barbero, y quien a su vez proporciona el dato de un guitarrero llamado Francisco Cantero nacido en 1869 en Cádiz. Citado aquí


La correspondencia de España, 17-10-1886

Extraído del blog Cádiz Flamenco


Maestro como sus antecesores, Paco el Barbero tuvo de discípulos a Javier Molina y Antonio Sol


ANTONIO ORTEGA ESCALONA "JUAN BREVA" (Vélez-Málaga (Málaga), 1844-Málaga, 1918)
         

Juan Breva fue de los primeros guitarristas flamencos nacido en tierras malagueñas. Continuador de los numerosos cantaores que se acompañaban ellos mismos a la guitarra, el investigador Gonzalo Rojo Guerrero ha recogido sus datos biográficos en el libro Cantaores malagueños. Pinceladas flamencas (1850-1950), datos que paso a resumir a continuación. (Ver el libro aquí)




    Los inicios de Juan Breva fueron como cantaor en los cafés cantantes malagueños de la segunda mitad del siglo XIX, primero en el Café del Sevillano o Café del Señor Bernardo cuyo guitarrista titular era Francisco Reina "Paco el Águila" y después en los demás cafés de la ciudad costera.         
    
    En la década de los setenta y ochenta Juan Breva actuó en localidades de Andalucía, Extremadura y del Levante y ante el éxito adquirido se afianzó en Madrid actuando en diversos cafés cantantes de la capital y relacionándose con la realeza. 

      Según Gonzalo Rojo: "El año 1884 fue magnífico para Antonio Ortega Escalona. Aparte de sus diarias actuaciones en los tres cafés reseñados [Teatro Príncipe Alfonso, Café del Barquillo, Café del Imparcial en Madrid], las fiestas se sucedían y su cante era apreciadísimo por cuantos le escuchaban." y dicho éxito continuó a lo largo de la década de los ochenta hasta finales de la primera década del siglo XX, con actuaciones en Sevilla, Madrid, Barcelona, La Mancha, el Levante, Aragón, etc. 

      Una muestra de su éxito se encuentra en las crónicas periodísticas que la prensa gaditana realizó en relación a las actuaciones que llevó a cabo Juan Breva en el Salón del Café del Correo y en el Casino Gaditano: "Los aplausos han coronado y siguen coronando, las coplas del célebre cantaor""Ante la favorable cogida del público gaditano, la dirección del Salón Teatro del Correo, dispone su entrada gratis para el día 25" con un repertorio basado en malagueñas soleares (ver en el blog Cádiz Flamenco aquí).

      No será hasta el final de su etapa profesional, hacia 1910, cuando su cante quedó registrado junto a la guitarra de Ramón Montoya con un repertorio de Malagueñas, Malagueñas-Fandanguillos, Fandanguillos, Verdiales, Soleares, Peteneras y Guajiras


MANUEL PÉREZ GARCÍA "EL POLLO" (Cádiz, 1849-1915)

       Los nuevos datos biográficos del guitarrista gitano Manuel Pérez se pueden consultar en el blog El Callejón del Duende, de cuya entrada extraemos un resumen sobre la información principal conocida de El Pollo




Extraída del blog Cádiz flamenco


     Guitarrista local que frecuentó principalmente los locales flamencos de Cádiz, Manuel Pérez era un tocaor tradicional, gran conocedor de los estilos "antiguos" y a su vez cantaor, de quien se resalta su cante "por caracoles", los cantes de Curro Dulce y de El Mellizo. 
     
     De su trayectoria profesional, resalta su faceta de profesor de guitarra, tanto a domicilio, como en academia propia "en el tercer piso del número 19 de la calle Sacramento" y destaca la variedad de alumnado que tenía, tanto guitarristas flamencos como a "arriscadas damiselas, [quien] recibía en su elegante domicilio a este hombre clásico" lo que le permitió, junto a las actuaciones, vivir de su profesión y declararse como "Profesor de guitarra". 

       Manuel Pérez en su faceta principal de guitarrista acompañante, actuó en su primera etapa junto a El Nitri, Curro Dulce y El Mellizo, y en su última etapa a Francisco Lema "Fosforito" (en 1896) y a los hijos de Enrique El Mellizo, Antonio y Enrique Jiménez Hermosilla. De sus numerosas actuaciones se tienen datos de su participación en diversos espacios musicales gaditanos, como en el Circo Teatro Gaditano (en 1899 y 1903), citado en Los fardos de Pericón, en el Casino gaditano (en 1905), junto a Chacón y Miguel Borrull, el Teatro Cómico (1905) o la Academia de Santa Cecilia (en 1922). En 1905, Manuel Pérez acompañó como guitarrista a Antonio Chacón en su gira por Tánger, con actuaciones en teatros y domicilios particulares, y hacia el año 1908 forma parte del elenco de Salón Novedades convirtiéndose en 1910 en el director del mismo, entre otras actuaciones. 

      Y referente al repertorio que interpretaba Manuel Pérez "El Pollo", en el citado blog El Callejón del Duende. Cádiz flamenco, junto al de Javier Osuna, Los Fardos de Pericón, se constata la antigüedad de las bulerías, fechada en 1911 en el Diario de Cádiz, y que fueron acompañadas por Manuel Pérez



Extraído del blog Cádiz flamenco



           

FRANCISCO DÍAZ FERNÁNDEZ "PACO EL DE LUCENA" (Lucena (Córdoba), 1859-1898)


    Francisco Díaz Fernández fue el primer guitarrista flamenco que nació en Lucena, Córdoba, en una zona geográfica alejada del foco creador del flamenco, como fue Cádiz y Sevillaen la segunda mitad del siglo XIX y en cuya población no contaba con un gran número de espacios de ocio en los que poder representar el flamenco comercial de la época, dato significativo que influyó en la formación del joven tocaor. 






    Como hemos visto, los tocaores de las primeras generaciones fueron los herederos de los incipientes toques de acompañamiento de sus lugares de origen: de Cádiz con el Maestro Patiño, Paco el Barbero y Manuel Pérez "el Pollo", y de Sevilla con Antonio Pérez. Tocaores que acudieron a los cafés cantantes gaditanos y sevillanos de sus zonas de origen para aprender y recrear nuevas formas de acompañamiento de los estilos locales, como soleares, siguiriyas o alegrías

     A su vez, estos tocaores acompañaron a los cantaores de su tierra en sus inicios, vinculados mediante lazos personales o familiares, como Manuel Pérez "El Pollo" quien acompañó a Enrique el Mellizo; Paco el Barbero a Curro Dulce y Joaquín la Cherna, así como Antonio Pérez a Silverio Franconetti

     Por el contrario, Paco de Lucena se ubica en una zona alejada del foco originario flamenco, hecho que le obligó a tener que desplazarse por los numerosos cafés cantantes de las grandes ciudades andaluzas, al no poder realizar su aprendizaje ni en el ámbito privado familiar ni con profesionales cantaores cordobeses.

    De aquí que la etapa inicial de Paco de Lucena en los años setenta del siglo XIX se encuentre en el aprendizaje de un repertorio popular de manos de un aficionado local, el maestro Espinosa, barbero de profesión, en una época en la que el cante flamenco ya se había configurado. 

    El escaso conocimiento musical flamenco que el maestro Espinosa transmitió a Paco de Lucena, seguramente se puso en evidencia cuando, como relata Francisco Calzado Gutiérrez en su libro Los fandangos de Lucena (1998), el guitarrista lucentino acompañó ocasionalmente a artistas flamencos de gira por Lucena y seguramente fue cuando observó por primera vez la estética flamenca y los parámetros musicales diferenciales del folclore andaluz

    En la ciudad de Córdoba a finales del siglo XIX existían cafés en los que se representaban obras de teatro pero no el nuevo género musical flamenco, y sólo existe una referencia del Café del Recreo donde, según Blas Vega citado en Eusebio Rioja (1998), cantó en el año 1871 Silverio Franconetti junto a Antonio Pérez, y el dato del debut de la Compañía de Cantes y Bailes Andaluces en el año 1878

    La tenacidad y la constancia de Paco de Lucena fueron los elementos claves para introducirse en el hermético ambiente guitarrístico flamenco de entonces, sólo así se entiende las dificultades que tuvo que superar para alcanzar el reconocimiento del público y los empresarios ante el favor de los guitarristas locales: es conocida la anécdota que Fernando el de Triana relata sobre su rivalidad en el Café de Bernardo malagueño con Francisco Reina "Paco el Águila", guitarrista local, así como los capítulos narrados por Manuel Cano sobre el enfrentamiento que Paco de Lucena tuvo con el Maestro Patiño y que le valió para que se convirtiera en el guitarrista del Café de Silverio Franconetti

    Estas anécdotas nos evidencian el carácter local y territorial de los tocaores antiguos en sus lugares de origen y de cómo el flamenco de la época se fue abriendo a nuevos repertorios gracias a figuras modernizadoras como Paco de Lucena



Extraído de Revista la flamenca aquí

    Como guitarrista de acompañamiento al cante y al baile, Paco de Lucena se convirtió rápidamente en un excelente profesional, participando en compañías flamencas de cante y baile como único guitarrista.  Como tocaor de acompañamiento, su devenir hizo formar parte a Paco de Lucena de numerosos elencos y formó conocidas parejas artísticas con Juan Breva, Dolores "La Parrala", Fernando el de Triana y Chacón. 

    En la década de los setenta, entre 1875 y 1878, Paco de Lucena realiza sus primeros espectáculos como guitarrista en los cuadros de los cafés cantantes, primero en Málaga en el Café de Bernardo o del Sevillano, junto a Paco el Águila, y posteriormente en Sevilla, actuando en el Café de Silverio, junto al Maestro Patiño

    A finales de la década de los setenta del siglo XIX, el joven guitarrista se instaló en Madrid y actuó en el Teatro de la Bolsa con diferentes compañías flamencas: en el año 1879, entre los meses de junio a noviembre,  constan diversas actuaciones de Paco de Lucena formando parte de una cuadro flamenco junto a artistas como Trinidad la Cuenca, La Loca Mateo y Juan Breva, y en septiembre junto a los artistas La Loca Mateo y su esposo (ver blog flamencasporderecho aquí).  


La Iberia, 30 de septiembre de 1879
Extraído del blog Elarqueólogomusical aquí



     En la década de los ochenta, concretamente en febrero del año 1880, Paco de Lucena destacó como único guitarrista de la compañía de Trinidad La Cuenca, con artistas como la cantaora Dolores la Parrala, compañía que representó en París tres cuadros de costumbres populares, y en cuya crónica periodística destaca el toque del lucentino"El guitarrista Paco de Lucena toca variaciones y aires nacionales que merecen los honores de la repetición" (en el blog flamencasporderecho aquí), actuación que mereció grandes ovaciones. El éxito del espectáculo hizo que perdurara la compañía flamenca en los teatros parisinos a lo largo de dos meses. 
También en el diario El Imparcial redactaron la crónica haciendo referencia a "Un tocaor (Mr. Paco de Lucena) coge la guitarra y principia la juelga."


La Iberia, 15 de enero de 1880
Extraído en el blog Flamencodepapel aquí


    En la década de los noventa, Paco de Lucena alterna sus actuaciones entre Córdoba y Madrid, principalmente como guitarrista acompañante de Juan Breva.    
En el año 1891, Paco de Lucena dirige el Café del Recreo en Córdoba y en 1892 el guitarrista lucentino participa junto a otros artistas en una función benéfica en Madrid junto a Juan Breva o Rita la Cantaora, entre otros (ver en el blog flamencasporderecho aquí)


El Liberal, 17 de diciembre de 1892
Extraído del blog ElArqueólogomuscial aquí



El Imparcial, 9 de mayo de 1894
(Extraído del blog ElArqueólogomuscial aquí)



El Imparcial, 25 de febrero de 1897
Extraído del blog ElArqueólogomuscial





    A Paco de Lucena se le relaciona sentimentalmente con una de las dos hermanas La Parrala, a día de hoy no se ha determinado si con Dolores o Trinidad.

Extraída del blog Flamencasporderecho aquí



    Por su parte, su faceta de concertista dio inicio en fecha muy temprana. El aprendizaje de la guitarra "por música" lo llevó a cabo Paco de Lucena con el Marqués de Campo de Aras y especialmente con el noble lucentino Rafael Nieto "Tamarit" guitarrista aficionado que debía tener conocimientos de un repertorio guitarrístico ecléctico, abarcando lo clásico y lo folclórico, tan habitual en la historia de la guitarra romántica.   

   Las numerosas referencias que constan en las crónicas periodísticas de la época hacen evidenciar el carácter solista del guitarrista lucentino, crónicas que confirman la aportación inicial que Paco de Lucena realizó al concertismo flamenco pudiendo ser considerado como el principal precursor.  

    En la década de los setenta del siglo XIX constan dos actuaciones solistas principales: en el año 1878 cuando El Niño de Lucena actuó en el Café del Recreo de Córdoba dentro de la Compañía de Cantes y Bailes andaluces como guitarrista de acompañamiento y a su vez parece que interpretó algunas piezas como solistas, ya que la crónica destaca que "El reconocimiento que le profesó el público se hizo tan patente que le pidió que tocase algunas piezas como solista" . Y en el año 1879, Paco de Lucena realizó un concierto para conseguir fondos benéficos en el Café del Gran Capitán de Córdoba. Según José Cruz: "El repertorio que presentó fue el siguiente: en la primera parte tocó 'soleares', 'tangos' y 'guajiras'. Hubo un descanso de 30 minutos; a continuación salió por 'siguiriyas', 'malagueñas' y 'la rosa', composición muy del agrado -esta última- de los públicos del último tercio del siglo XIX. El espectáculo empezó a las 08.30 horas de la noche. La entrada costó tres reales. Dicen las crónicas que fue un éxito. En la Córdoba aquella, de apenas cincuenta mil habitantes, 'el niño de Lucena' gozaba de justa fama." (citadas ambas fuentes por José Cruz en 1994, en Eusebio Rioja, 1998, p. 12)

    En la década de los ochenta, Paco de Lucena realiza actuaciones como solista en Lucena, Córdoba, Sevilla y Almería. En el año 1883, en el Teatro Principal de Lucena, se realizaron distintas funciones: unas de cante y toque con Juan Breva y otras de Paco de Lucena, anunciadas como ‘concierto’: "oirán las personas que asistan lo más especial en Malagueñas, Peteneras, Soleares, etc., cantadas por 'Juan Breva', acompañadas por el 'Niño de Lucena'; quien alternará con piezas de guitarra de las que mayor aceptación han tenido en su vida artística.".

     En el año 1883, Paco de Lucena actuó con Juan Breva en el Círculo de la Amistad de Córdoba; en 1885 de nuevo con Juan Breva en el Teatro Circo del Gran Capitán; y en el mismo año de 1885 en el Salón Teatro Variedades de Sevilla donde la crónica habló de un "Concierto de guitarra por 'El Niño de Lucena'" y a quien presentó como "concertista de guitarra". En el año 1889, en Almería se anuncia que Paco de Lucena trabajará en el Café de Santo Domingo o Casino Almeriense y en el Café Suizo, café en el que, según las críticas: "A sus propietarios parece darle vergüenza anunciar flamenco, por aquello de lo mal visto que estaba para un amplio sector de clientes potenciales, no obstante, sí le dan gran importancia al éxito cosechado por el guitarrista Paco de Lucena, en febrero de 1889. Los aplausos con que premian sus dos actuaciones es una prueba palpable del interés que existía, aunque lo disimularan". 

    Por último, en la década de los noventa, Paco de Lucena compagina la dirección del Café del Recreo de Córdoba en el que el propio Paco de Lucena ofrece actuaciones como guitarrista acompañante de Antonio Chacón y del cuadro de baile de dicho café, y donde anuncia un 'concierto', con la vuelta a los escenarios nacionales tras el fracaso de dicha empresa acompañando a Fernando el de Triana en sus actuaciones por Barcelona a la vez que realizaba conciertos como solista. 

     En el año 1895 la prensa recoge el que sea probablemente el primer concierto solista de guitarra flamenca dado en el extranjero

La Correspondencia de España, 25 de febrero de 1895
Extraído de ElArqueólogoMusical aquí

     En esta carta del 7 de mayo de 1895 destaca la crónica sobre los éxitos de Paco de Lucena en París:
    "Según carta que tenemos a la vista, y que confirma lo que ya nos había escrito nuestro corresponsal en París D. Emilio Franck, el notable guitarrista andaluz Paco de Lucena está logrando en la capital de la vecina República, tanto éxito como provecho, con su envidiable talento. En el último concierto que dio el sábado pasado en el teatro Roscoff, y al que asistió una escogida concurrencia, Paco de Lucena arrebató a su auditorio tanto en su valiosísimo repertorio flamenco como en los números de dificultad en los que no tiene rival. Asi es que no le escatimaron los aplausos, considerándole allí varios críticos el sarasate de la guitarra. Damos la más cordial enhorabuena al artista nuestro paisano. (cita de la web Málagaenflamenco aquí)



     El guitarrista jerezano Javier Molina proporcionó una información valiosa de esta última época del guitarrista de Lucena. Según Molina, en el año 1898, Paco de Lucena se fue a Madrid después de dar unos recitales en Sanlúcar
Asimismo, al hablar de la época que Javier Molina compartió con Paco de Lucena se refiere a que “dimos varios conciertos en diferentes pueblos” y acto seguido establece una diferenciación entre él que “tocaba de concertista” y el propio Javier Molina
"En ese tiempo conocí al gran tocador de guitarra Paco el de Lucena, que tampoco lo había mejor. Con él dimos varios conciertos en diferentes pueblos. El tocaba de concertista, y yo al cantador El Mezcle y al Cuadro flamenco" (Citado en Augusto Butler, Javier Molina, jerezano y tocaor (1963), p. 45). 


[Para un mayor desarrollo sobre la faceta concertística de Paco el de Lucena, ver la entrada en este blog sobre el guitarrista lucentino aquí]




    
FRANCISCO REINA "PACO EL ÁGUILA" (Málaga?, mediados s. XIX-Principios s. XX)       

    Por último, Francisco Reina, de quien se desconocen los datos de nacimiento y fallecimiento, fue el guitarrista más representativo de la escena malagueña en la década de los ochenta del siglo XIX, en el Café Sevillano o de Bernardo principalmente, pero también en Granada, en el Café de la Marina, y en Almería, en el Café del Señor Simón: 

    "En el café de cante de Simón, que se ha trasladado al lugar que ocupó el Ateneo en el Paseo del Príncipe, se verificó antes de anoche una amena y agradable función en la que tomó parte el célebre tocador de guitarra Francisco Reina, conocido por Paco el Águila, que ejecutó un precioso pout pourrí de peteneras y malagueñas y variaciones de tango." 
(La Crónica Meridional, mayo 1886). (Citado artículo Eusebio Rioja "Francisco Reina: 'Paco el Águila'. Un importante guitarrista del siglo XIX", consultar completo aquí)

       Esta reseña periodística apunta la condición de Paco el Águila como solista, en una fecha temprana como el año 1886, dato que de por sí es ya importante para la historia de la guitarra flamenca de finales del siglo XIX, y relega un tanto la anécdota por la que se conoce a Francisco Reina al competir con Paco de Lucena en el Café de Bernardo malagueño, competición que, como bien reseña Eusebio Rioja en su artículo, correspondería más a las famosas "competencias de guitarra" que se estilaban en la época y que han quedado escritas en tantas crónicas periodísticas de la época. (ver el relato completo aquí). 

      El guitarrista malagueño Juan Navas recogió algunas de las falsetas de Paco el Águila, exactamente dos falsetas por soleá, que a su vez fueron transcritas por el musicólogo Manuel García Matos







 TERCERA GENERACIÓN  











JUAN ANTONIO PÉREZ LEÓN  (Sevilla, 1862- ¿?) 

     Antonio Pérez León fue hijo del famoso guitarrista sevillano el Maestro Pérez, perteneciente a la Primera generación, y tío de Antonio Pérez Montenegro "El Niño Pérez", de las escuelas guitarrísticas de la primera mitad del siglo XX. 

       A mediados de la década de los ochenta del siglo XIX Antonio Pérez León se encuentra actuando en el Café El Burrero de Sevilla junto a sus hermanos bailaores Manolito y Lola, y otros artistas flamencos, como El Canario Chico o La Carbonera, local que dirigía su padre, el Maestro Pérez y en el que era el guitarrista principal. (Cit. El Blog La Gazapera aquí). 



RAFAEL MARÍN (El Pedroso de la Sierra (Sevilla), 1862-Madrid, s. XX)

       La biografía de Rafael Marín ha sido recogida por Domingo Prat en el libro Diccionario de guitarristas publicado en el año 1986. La flamencología principalmente al hacer referencia de este guitarrista sevillano hace referencia a su publicación Método de Guitarra, por la importancia que dicho método ha tenido en la diferenciación entre el método antiguo y el moderno del toque flamenco. Sin embargo, los nuevos datos aportados por recientes investigaciones desvelan el papel que Rafael Marín tuvo en el flamenco de finales del siglo XIX en relación con el resto de guitarristas flamencos contemporáneos. 


Extraída del blog El Arte de vivir el flamenco

      Domingo Prat relata así los inicios de Rafael Marín
     "Desde muy joven demostró viva afición a la guitarra por lo 'flamenco', siendo una revelación entre su familia la facilidad con que, autodidácticamente, arrancaba amplios rasguidos y elegantes punteados, lo cual determina a su padre, la elección de un profesor. Fué éste un distinguido ejecutante en el género, llamado Robles, con quien estudió durante un año; más tarde lo hizo con el glorioso 'Paco Lucena', siendo también admirador y amigo de Tárrega en sus buenos tiempos de ejecutante, o sea en el año 1885."

      Desde los inicios, Rafael Marín se muestra como un guitarrista dúctil, interesado en los dos géneros musicales principales guitarrísticos, el clásico y el flamenco, primero por el flamenco, ya que suponemos que su relación con Paco de Lucena se estableció en tierras andaluzas, y después por la guitarra clásica, ya que la relación personal que estableció con Francisco Tárrega tuvo que tener lugar después del asentamiento de ambos en Madrid, a partir de los años setenta del siglo XIX. (Según Domingo Prat "le ofreció el gran maestro estos originales ['Variaciones de Jota', 'Carnaval de Venecia' y 'Rapsodia de Aires Españoles', obras del propio Francisco Tárrega], consiguiendo ejecutarlos con cierta brillantez [por Rafael Marín], que le valieron la sincera felicitación del guitarrista valenciano"). 

    En su faceta de concertista, Prat afirma que "actuó en Madrid, donde reside, haciendo excursiones artísticas periódicamente y realizándolas también por el extranjero. Fué ventajosamente contratado para actuar en la Exposición de París de 1900, donde consiguió grandes éxitos y buenos frutos." 

     A su vuelta de París, en el año 1901, Rafael Marín organiza una serie de conciertos andaluces en el Salón Variedades madrileño, según fuentes en el blog flamenco de papel (ver entrada aquí), 




      Esta crónica periodística es una fuente fundamental para entender las particularidades que representó la figura de Rafael Marín en el ambiente guitarrístico madrileño de finales del siglo XIX. En sí, el repertorio del festival andaluz que se puso en escena en el Teatro de Variedades no difiere mucho de los repertorios flamencos habituales que se hacían en otros contextos interpretativos y otras ciudades: los cantaores El Mochuelo por malagueñas, Acosta por guajiras y 'malagueñas en francés', y Francisco Hidalgo por cañas, soleares y polo; el baile de sevillanas por Amalia Pimental, acompañados por los tocaores de guitarra, que no se sabe quiénes fueron, una fiesta "agradable, típica y popular". 

      Lo que llama la atención es que la propuesta se realizó para atraer a un tipo de público distinto del que era habitual en los espectáculos flamencos. El texto es muy explícito al respecto:
      "Se trataba del espectáculo clásico popular, sin camareras, ni juergas, ni vino, y por esta causa, y además por rezar en el programa que se 'presentarían los artistas con toda la seriedad' que requiere el espectáculo, el público acudió, y fueron señoras, que en los cafés cantantes no pueden acudir por causas diversas. En el local no se permitía tomar ninguna clase de bebidas." 

       El iniciador de esta propuesta, Rafael Marín, es presentado como "el notable profesor de guitarra". Esta fama como profesor de guitarra es confirmada por Domingo Prat quien destacó que aquel "fué punto de partida de la mayoría de los contemporáneos, habiendo dado lección a un sinnúmero de aristócratas, altos políticos españoles y grandes personalidades extranjeras." A su vez, continúa Prat, en el año 1900 formaba parte como profesor de la 'Sociedad Guitarrística Española' y en la sociedad 'Cultural Guitarrística', ambas situadas en Madrid
    
     ¿Qué enseñaba Rafael Marín en estas sociedades musicales, guitarra clásica o guitarra flamenca?, de ello no aporta ningún dato Domingo Prat, aunque sabemos que en particular en la Sociedad Guitarrística Española sí hubieron otros guitarristas flamencos con los que compartieron experiencias, como Ramón Montoya quien aprendió técnica clásica con Rafael Marín. [ver la entrada en este blog sobre Ramón Montoya]. 





       Como consecuencia de su labor pedagógica y como conocedor de los métodos de transmisión escritos de la guitarra clásica, Rafael Marín editó en el año 1902 el "Método de Guitarra (flamenco) por música y cifra". La importancia de este método reside en primer lugar en ser pionero en la transcripción de la guitarra flamenca, aunque esta apreciación no es reseñada por Prat, quien al hablar sobre la tercera y última parte del método que trata sobre los "Acompañamientos de algunos Cantes", dice al respecto: "Sin nombrar ninguno, [Rafael Marín] expone una variedad de motivos de aquella región española, todos en forma ligera, felizmente, que junto con la enumeración de ellos en explicación de texto, podemos decir que es un precioso documento del folklore español."





MIGUEL BORRULL CASTELLÓ (Castellón de la Plana, 1866-Barcelona, 1926)
     
    Las crónicas periodísticas recopiladas y publicadas por Alberto Rodríguez en su blog "Flamenco de papel" han aportado una documentación muy valiosa para esclarecer el período valenciano de Miguel Borrull, en las décadas de los ochenta y noventa del siglo XIX antes de su establecimiento en Madrid. 

Este primer período de Miguel Borrull padre sitúa al guitarrista castellonense en los diferentes eventos flamencos que tenían lugar en Valencia a finales del siglo XIX, a principios de la década de los ochenta en los pabellones en los que había actuaciones de flamenco en las distintas ferias valencianas de finales de siglo y principios del siglo siguiente. 


Extraída del blog Flamenco de papel


    En el blog "Flamenco de papel", consta una entrada sobre la revista Boletín fonográfico de Valencia editada en el año 1900 con la siguiente descripción de Miguel Borrull Castelló:

"...el famoso tocador Miguelillo Borrull, nuestro paisano, que es una eminencia manejando el difícil instrumento. Miguel reside casi de continuo en Madrid por necesidades de la afición. No hay juerga de las que organizan los ilustres jóvenes de nuestra ilustre aristocracia, a la que no sea invitado Miguel con su guitarra, y no hay un día del año desocupado para él (...) Antonia [la Malagueña] y [Antonio] Chacón sienten estimación y admiración profunda por su compadre, que les acompaña sus canciones con 'sentío' y 'delicaeza'..." (ver el original en dicho blog aquí)


       Un segundo documento aportado personalmente por Alberto Rodríguez sitúa a Miguel Borrull en Valencia en el año 1898, como tocaor de guitarra del barracón de la calle de las Barcas en el que se ofrecía 'cante y baile flamenco'. La crónica hace referencia a "Miguel Borrell (á) el gitano" de 30 años y que vivía por entonces en la calle de Lope de Vega, 2, entresuelo, y relata la agresión que realizó Miguel Borrull a Alfonso Melchor, dueño del citado barracón, reyerta que acabó con el ingreso del guitarrista en las cárceles de San Gregorio. 




      Otro documento facilitado por Alberto Rodríguez es esta crónica del año 1900 en el que hace constar el toque de Miguel Borrull la calidad del sonido de los cilindros por él grabados "con una sonoridad y precisión que nadie había conseguido hasta la fecha" gracias a "su especial pulsación" 





    Esta crónica es posterior a las grabaciones que realizó Miguel Borrull Castelló en el año 1899 en el gabinete fonográfico de Los Hijos de Blas Cuesta. Estas grabaciones en cilindros de cera constatan el acompañamiento que realizó Miguel Borrull padre al cante de Antonio Chacón, La Malagueña o Juan Barea así como evidencian los primeros toques solistas de concierto que fueron grabados por un joven Miguel Borrull, con los estilos de malagueñas, soleares y guajiras, siendo este el primer repertorio de concierto registrado



[La entrada completa se puede consultar en el blog Flamenco en Cataluña aquí]


La relación de Tárrega con Miguel Borrull está confirmada en el libro biográfico sobre Tárrega de Emili Pujol (1978). Pujol nombra a Borrull en varias ocasiones, lo que demuestra su conocimiento sobre el guitarrista flamenco. 
En la página 78 Pujol habla sobre las "Vicisitudes de la guitarra en Valencia" y dice "valencianos fueron Toboso, Fola Igúrbide, Miguel Borrull, y aquel original Jaime Ramonet".
Y en la pág. 160 hace referencia a las discípulas de Tárrega: "Otras discípulas más acudían en aquella época a casa del Maestro [Tárrega] Mercedes Aguinaga, de Pamplona; Julia Borrull, hija del famoso Miguelillo el Gitano" 
Y por último, la referencia más directa:
"Recuerdo, a este propósito, que una noche estaba Tárrega tocando en la terraza de su casa, en la calle de Valencia. Era una de esas noches de estío cálidas, pesadas, bochornosas. Junto al Maestro, escuchándole, se encontraban, además de su hermano Vicente y su hijo Paquito, sus amigos Miguel Borrull, Enrique García, y algún discípulo, en calidad de visitantes habituales." (p. 234)



JAVIER MOLINA CUNDÍ (Jerez (Cádiz), 1868-1956)

      Gracias a su vida longeva, murió con 84 años, se conocen muchos datos biográficos de Javier Molina relatados por él mismo en las diversas entrevistas que concedió a lo largo de su vida. [entrevistas en Dígame del 23 de agosto de 1955 y en la Revista del Ateneo en 1933, entre otras]

       Asímismo, Jose Blas Vega y Manuel Ríos Ruiz en su Diccionario Enciclopédico Ilustrado del Flamenco (1988) ya recogieron muchos datos biográficos que son los que en general se citan en las actuales referencias biográficas que hay sobre el guitarrista jerezano. A continuación resumimos dicha información y la agrupamos según las distintas etapas por las que fue pasando Javier Molina




      Una etapa inicial que da comienzo en fecha temprana, con ocho años, en la Alameda vieja y que podemos denominar de formación y que se limita a un espacio jerezano y gaditano y provincias cercanas, primero formando parte de un reducido cuadro flamenco, junto a su hermano bailaor, Antonio Molina Cundí, y Antonio Chacón, y recorriendo las provincias de Cádiz, Sevilla, Huelva y parte de Extremadura, y posteriormente en una segunda gira. 

     A finales de los años ochenta del siglo XIX, Javier Molina amplió su circuito profesional actuando en los cafés cantantes de la provincia de Cádiz, Badajoz, Sevilla y Madrid, y acompañando en diversas giras a los cantaores famosos del momento, como Antonio Chacón, Manuel Torre, Tomás el Nitri, Niño de Jerez, Manuel Molina, Paco la Luz, El Loco Mateo, el Chato de Jerez, Los hermanos Marruro, La Serna, Cabeza, Frijones, Juan Breva, El Canario


El Eco Artístico, 25 de agosto de 1915
Extraída del blog El arqueólogo musical

       El análisis de esta primera etapa, nos lleva a concluir que Javier Molina en sus comienzos principalmente fue el guitarrista acompañante de cantaores jerezanos y gaditanos, con los que se inició en el acompañamiento junto a cantaores contemporáneos de generación: cantaores de Cádiz, como Francisco Lema Fosforito, y cantaores de Jerez,  Antonio Chacón, Manuel Torre, José María Rodríguez de la Rosa Niño Medina, Manuel Fernández El Garrido de Jerez, Antonio de la Peña Luisa Requejo [ver referencias de hemeroteca de todos ellos en el blog de Carlos Martín Ballester El arqueólogo musical]. 

     En una segunda etapa en los años veinte, ya como guitarrista consagrado como acompañante y concertista, Javier Molina se integra en las compañías de las nuevas generaciones de cantaores y cantaoras, alejado ya de su primera área de influencia gaditana, acompañando a El Cojo de Málaga, La Niña de los Peines, Lola Flores y Manolo Caracol

         En una de sus actuaciones con  La Niña de los Peines en Barcelona, la prensa catalana recogió dicho evento y cita al guitarrista jerezano como profesor Molina, de Jerez "profesor que con la guitarra en los dedos es un catedrático; como si dijéramos un Ramón y Cajal". 



Publicado en el blog Papeles flamencos


     A finales de los cuarenta, Javier Molina se retira de los escenarios y se dedica a la enseñanza, entre sus alumnos destacaron El Lápiz, Palmita y los hermanos Moraíto

    Domingo Prat en su Diccionario de Guitarristas (1986) recogió diversos datos biográficos, ampliados posteriormente, y en los que hizo referencia a Javier Molina como "el decano de los buenos tocaores 'flamencos'. El peso de los años lo han vuelto a su pueblo natal, a recordar sus viejos triunfos alcanzados en la patria y en el extranjero."

     En 1964 Augusto Butler publicó las memorias de Javier Molina, de cuyo texto extraemos estas palabras del diccionario de Blas Vega y Molina, anteriormente citado (pág, 501): 
      
"Nadie aventajó a Javier en el más categórico y exhaustivo dominio de la guitarra flamenca. Pero si hemos de matizar en punto a uno de los más relevantes méritos concurrentes en el excepcional tocaor jerezano, será necesario decir que ninguno como él sería guardador fiel de la más estricta y ortodoxa pureza de los toques acompañantes de los más antiguos cantes. Y ha seguido, que en los toques de alegrías y siguiriyas su arte alcanzaba alturas que antes sólo lograrían, acaso, los Patiño, Lucena, maestro Pérez, Arcas, Habichuela y muy pocos más". 

    En la misma biografía se destaca la faceta como solista de Javier Molina

       "Además de un estudioso guitarrista y músico innato, el cual con sus conocimientos fue arreglador para guitarra de fragmentos de óperas y zarzuelas de las más en boga en este tiempo, que interpretaba como solista. Mas adelante hace arreglos para tocarlos a dos guitarras, uniéndose para ello a otro guitarrista llamado José Crévola, formando en un tiempo el duo 'Los Crevolina'" (Manuel Cano, La guitarra. Historia, estudios y aportaciones al arte flamenco (1986), p. 90. 


      Las fuentes documentales que confirmen la faceta concertística de Javier Molina son muy escasas. No hay más datos sobre esos arreglos que, según Butler, hacía el guitarrista jerezano, de quien se desconoce que supiera solfeo, y sólo unas pocas referencias de hemeroteca sobre el dúo Los Crevolina, nombre que fue creado a partir del guitarrista José Crévola, el otro guitarrista del dúo. 

    El dúo Los Crevolina en realidad fueron primero un trío y posteriormente un dúo, según fuentes aportadas por El Arqueólogo musical (ver la referencia original en el blog aquí)







Como concertista, parece que Javier Molina no resaltó tanto como su compañero Pepe Crévola.
Y sobre el repertorio, principalmente fueron obras de aire folclórico, un "Tango variado" y un "Potpourrí de jotas" 




      La faceta de concertista solista fue citada por el propio Javier Molina en sus memorias y recogidas por Manuel Cera: 
"Javier Molina nos cuenta que trabajó de concertista en el Café 'El Gato' en Madrid, donde tocaba flamenco y clásico, y que todos los guitarristas que se encontraban entonces en la capital pasaban a oírlo, entre ellos Ramón Montoya y Luis Molina" Texto de Manuel Cera Vera "En torno a la guitarra flamenca y la notación musical" en  Revista Musicalia.

      A partir de 1887 es la fecha en la que Blas Vega sitúa la trayectoria de Javier Molina en los cafés cantantes andaluces y madrileños, así que debemos de situar su trabajo concertístico a finales de la década de los ochenta y especialmente en los noventa. Y no fue hasta principios del siglo XX cuando consta el dúo de guitarristas, a imitación de los que ya existían como el de Miguel Borrull con Amalio Cuenca

     Por su parte, José Crévola fue un guitarrista flamenco también de acompañamiento del que tenemos información de hemeroteca en la primera década del siglo XX acompañando el cante de Luisa Requejo en numerosas ocasiones: en el año 1911 en Rota (Cádiz), de quien la reseña periodística resalta como "el célebre concertista de guitarra José Crévola, el Sevillanito"; en 1912 en Alcalá de Guadaira y en El Puerto de Santa María; en 1914 en Vigo y en 1916 en Córdoba [Ver el original en el blog de Ángeles Cruzado "Flamencas por derecho" aquí]

    En los años veinte ya no se encuentran noticias de José Crévola y fueron otros los guitarristas que acompañaron a Luisa Requejo en su ascendente trayectoria, como Javier Molina, Perico del Lugar o Ramón Montoya.

     También la faceta concertística de José Crévola ha quedado recogida en las crónicas periodísticas, crónicas que transmiten la notoriedad y el éxito con el que José Crévola destacaba como concertista
"Crévola no en balde ha escalado un alto puesto, como concertista de guitarra; su dominio en este instrumento, le hace acreedor a cuantas alabanzas se le otorguen." [En la Revista Eco Artístico de septiembre de 1914 y recogido por Juan de la Plata en su artículo del Diario de Jerez, ver completo aquí]

    En la misma línea, Juan de la Plata en el citado artículo recoge información sobre otros guitarristas de acompañamiento, especialmente a cantaoras locales como Luisa Requejo y a Isabel Ramos Moreno "la Jerezanita", que también son denominados como 'concertistas', cpmo Cristóbal Salazar y Correa-Montes, pero de los que no existen por el momento fuentes documentales que corroboren su faceta de solistas. 

    A modo de conclusión,  Carlos Martín Ballester reproduce las cuatro grabaciones que se han conservado del acompañamiento de Javier Molina al cante de Manuel Torre, dos soleares y dos siguiriyas, para la casa Parlophon, [ver en el blog El Arqueólogo musical aquí]



JOAQUÍN RODRÍGUEZ "EL HIJO DEL CIEGO" (Sevilla, mediados s. XIX-XX)          

    El guitarrista El Hijo del Ciego era hijo del guitarrista ciego Juan Manuel Rodríguez y hermano de  Salud y Dolores Rodríguez "Las hijas del Ciego". A este guitarrista se le sitúa en numerosas actuaciones en locales de Cádiz y también en otros cafés cantantes de la época, como el Café Madrid de Oviedo, junto a otros guitarristas como Francisco Reina y Román (Citado en José Blas Vega "Los Cafés Cantantes" en Historia del flamenco, vol. II, p. 251) y en el Café Filarmónico de Sevilla acompañando a sus hermanas Salud y Dolores Rodríguez



     A Joaquín Rodríguez se le sitúa de gira en 1895 en Alemania acompañando a un formación flamenca completa con numerosos artistas, junto a Juana Vargas "La Macarrona"Antonia García y Salud y Dolores, sus hermanas, Las Hijas del Ciego, entre otros artistas (ver la entrada del blog "Flamencas por derecho" aquí). 



CUARTA GENERACIÓN  








JUAN GANDULLA PADILLA HABICHUELA (Cádiz, 1871-Madrid, 1925)     

    Juan Gandulla Padilla es el tocaor más representativo en la cuarta generación de la escuela gaditana del toque





     Alumno en su infancia de El Maestro Patiño, sus primeras actuaciones fueron en la década de los noventa del siglo XIX y en la primera década del siglo XX constan diversas actuaciones suyas en teatros, ventas, cafés gaditanos acompañando el cante de Francisco Lema "Fosforito" y de Antonio Chacón





Extraído del blog Cádiz flamenco


     

     Asimismo, la prensa local recogió actuaciones en las décadas de los diez y los veinte de Antonio Chacón junto a Habichuela en teatros de Jerez, Almería, Sevilla y Madrid (ver recortes de prensa en la entrada sobre Juan Gandulla Habichuela en el  blog de Antonio Barberán aquí). 

     Desde Cádiz y en fecha muy temprana Juan Gandulla realizó diversas actuaciones formando parte de pequeños cuadros flamencos, con bailaor/ora, un par de cantaores y uno o dos guitarristas, en localidades como Oviedo, Sevilla e incluso, según el investigador Antonio Cristo (ver artículo completo en la Revista Alboreá aquí), en Europa. Entre 1905 y 1924 acompañó a Pastora Pavón "La Niña de los Peines" en su giras por el territorio español, el norte de Marruecos y el sur de Francia.

   Los términos con los que la prensa hacía referencia a Juan Gandulla son de "notabilísimo guitarrista", "célebre tocador de guitarra" y "notabilísimo profesor de guitarra, único en España, y muy aplaudido en los principales teatros en el extranjero 'El Habichuela'", equiparándolo en celebridad con Antonio Chacón "al no menos célebre tocador de guitarra conocido por Habichuela"



Extraído del blog Cádiz flamenco



      Según los datos aportados por Antonio Cristo, Juan Gandulla Habichuela fue uno de los guitarristas que más actuaron  junto a los cantaores más conocidos del momento, Antonio Chacón, Manuel Torre, la Serrana, el Niño de Cabra, el Cojo de Málaga, Pena padre, Joaquín "El Tabaco", Fosforito, Niño Medina, el Mochuelo, La Moreno, Juan Mojama y La Niña de los Peines

     También acompañó a las figuras del baile de la época: Salud y Dolores Rodríguez "Las hijas del Ciego", las Coquineras, la Macarrona, el Estampío, Ramirito, La Malena, La Geroma y Pastora Imperio

      Y asimismo, destaca la relación que debió tener con otros guitarristas contemporáneos a él. El Maestro Patiño y Joaquín Rodríguez "el Hijo del Ciego", principalmente junto a otros como Currito de la Geroma, quien fue discípulo suyo. 


SALVADOR BALLESTEROS (Madrid, 1876-1956)

    


   
Extraído del blog Elartedevivirelflamenco aquí


      El tocaor madrileño Salvador Ballesteros es uno de los guitarristas pioneros en incorporarse a los elencos de los ballets flamencos creados a principios del siglo XX, en concreto al formar parte del elenco de la Argentina

 
Extraído del blog ElArtedevivirelflamenco aquí

    Las fuentes que atestiguan los viajes de La Argentina por el extranjero, como en Japón, no hacen mención del guitarrista que le acompañaba, aunque presumiblemente se trata de Salvador Ballesteros ya que fue su guitarrista hasta su fallecimiento.      

    En el año 1915 Salvador Ballesteros participa acompañando el baile de La Argentina por soleares, tangos y alegrías en la Fiesta de la Danza celebrada en el Ateneo de Madrid (ver en el blog Papelesflamencos aquí)


Extraído del blog Papelesflamencos aquí


   En el año 1928 grabó junto a Encarnación López "La Argentinita" un acompañamiento de guitarra al recitado de la bailarina en la composición "Cante Jondo" y que se puede escuchar en el blog ElArqueólogo musical aquí







JOSÉ CAPINETI RODRÍGUEZ (San Fernando (Cádiz), 1878-1952)

    José Capinetti forma parte de la escuela del toque gaditana iniciada por el Maestro Patiño y continuada por Manuel Pérez "el Pollo" y Juan Gandulla "Habichuela", entre otros. Gran desconocido hasta la actualidad, las investigaciones de Antonio Barberán, Salvador Aleu Suazo, Javier Osuna y David Pérez Merinero, entre otros, han proporcionado datos importantes para conocer el papel que José Capinetti tuvo tanto en la fijación de los toques como en la transmisión de algunos cantes. A continuación sintetizo dichos datos extraídos de los diferentes blogs y libros.



Archivo de Antonio Barberán en el blog Cádiz flamenco

      Las primeras actuaciones reseñadas por la crítica periodística conocidas son las que ofreció en Madrid en la primera década del siglo XX, en el Café de las Veneras y el Concert madrileño, como guitarrista de acompañamiento en los cuadros flamencos de la época. 

Extraído del blog Cádiz flamenco

Extraído del blog Cádiz flamenco

     En estas dos reseñas de las actuaciones de Capinetti en Madrid, destaca que el nombre del guitarrista aparece junto al cantaor que acompaña: José Capinetti junto a Francisco Niño MartínezIdeal Gerona y Gloria la Cordobesa (en el año 1913), así como junto a El Mochuelo y el también guitarrista Joaquín Rodríguez "El hijo del Ciego".

     Por el contrario, la tercera reseña descubierta por Antonio Barberán, la pareja flamenca es la formada por Luisa Requejo y José Crevola, mientras que el resto de los artistas anunciados se presentan de manera solista, Adela Cubas como concertista de guitarra, y José Capinetti y El Cordobés como tocadores de guitarra, sin ningún nombre de cantaor o bailaor a quien acompañar... ¿indica esto que José Capinetti realizaba también algún número de solo de guitarra?...no tenemos más datos para poder confirmarlo. 


         Por su parte, Javier Osuna en la entrada sobre José Capinetti en su blog Los fardos de Pericón, ofrece diversas reseñas periodísticas sobre las actuaciones en Cádiz en la segunda década del siglo XX, en el Café Alhambra, acompañando a los cantaores Manolita Domínguez y a Triana. La crónica habla de Capinetti como, "el sentimentalista, que sabe arrancar de la guitarra las dulzuras y los amargores del alma andaluza, ha compartido con ella [Manolita Domínguez] los aplausos". 

      También en el Cádiz de principios de siglo, quedó reseñado el acompañamiento que José Capinetti realizó al baile, en el Kursaal gaditano, junto a la bailaora Eloisa Inárder. (ver en el blog los originales aquí), así como junto a Aurelio Sellés, Capinetti se incorporó a la compañía de Dora la Cordobesa, de gira por Cádiz con su espectáculo La zambra gitana en el Teatro Principal, junto a otros artistas.

Extraído del blog Papeles flamencos


      En el año 1926 José Capinetti se encuentra en Valencia acompañando a Manolo Caracol, y la prensa lo cita como "acompañado a la guitarra por el notable profesor gaditano a la guitarra Jose Capinetry" 

Extraído del blog Papeles flamencos


Extraído del blog Papeles flamencos

      Por último, en los años treinta José Capinetti realizó actuaciones en Jerez, Córdoba y Cádiz y en los años cuarenta participó en los llamados espectáculos folclóricos, sainetes costumbristas con temática folclórica, muy del gusto de la época. (Ver cartel del sainete "Solera de Cádiz" en el blog Los fardos de Pericón). 

      Aficionado cantaor, José Capinetti fue un gran conocedor y transmisor de la Malagueña doble de El Mellizo, y a través del acompañamiento a Aurelio Sellés, según José Manuel Gamboa, que en las alegrías lo llevaba a cabo con el acorde de Do Mayor, marcó tendencia y se impuso al resto de posibles acordes por alegrías en mayor. 
Pese a haber acompañado a varios cantaores a lo largo de su vida profesional, José Capinetti especialmente se le conoce como el acompañante de Aurelio Sellés. Su escuela la transmitió principalmente a Eugenio Salas "El Niño de los Rizos" y a Félix de Utrera



RAMÓN MONTOYA  (Madrid, 1880-1949)

Los inicios de Ramón Montoya fueron narrados en numerosas ocasiones por el propio guitarrista. En una entrevista en "El caballero audaz", Montoya habla sobre sus inicios y su aprendizaje: 
"Aunque yo nací en Madrid, mi familia vivía en Aranjuez, y tenía negocios de ganado. Acostumbraban a ir a todas las ferias andaluzas, y como eran muy buenos aficionados, aprendían los estilos del cante jondo... A mí, lo que me llamaba más la atención era la guitarra, y procuraba fijarme en lo que hacían los buenos tocaores que en plan de amigos pasaban por mi casa. Todavía era un mocoso y ya me iba a los cafés cantantes. En uno de ellos conocí a El Canito, que era hijo de unos aguadores gallegos, y para mí -claro que a esa edad mía de catorce años ya no podía juzgar a otros que no conocía, pero que aún recuerdo que tocaba muy gracioso- uno de los mejores tocaores del mundo. " (citado en el blog Papelesflamencos aquí)





Se inició en el Café de la Marina, en el que debutó y estuvo como guitarrista a lo largo de ocho años. En dicho café Ramón Montoya estuvo acompañando el baile de Faíco, y junto a él recreó el acompañamiento de la farruca y el garrotín.   

el Café de Naranjeros, el Café del Gato, el café de la Magadalena, el Café del Pez en Madrid. 
En 1906-1907 cuenta Pepe de la Matrona que le acompañaba Ramón Montoya y Luis Molina (citado en el blog Flamencodepapel aquí)
En 1911 Ramón Montoya figura en el cuadro español "Una fiesta en Sevilla" con la pareja de bailaores Carmen Díaz y Enrique Sánchez (ver fuente blog flamencasporderecho aquí) en Madrid
En septiembre de 1911 en el teatro Romea de Madrid de nuevo acompaña el baile de Carmen Díaz y Enrique Sánchez; también en septiembre acompañó a La Antequerana

En 1913 acompañó a la Niña de los Peines en el Trianon Palace y en el Salón Novedades, ambos en Valencia. La crónica de El Pueblo comentó sobre Montoya: "Le acompaña con la guitarra magistralmente el maestro Montoya, á quien quisiérmaos oir una noche solo, solito, sin que aquellos magníficos punteados sean el acompañamiento de los jipíos."


(cit. blog Papeles Flamencos aquí)

En fecha temprana, en el año 1917, Ramón Montoya y Luis Molina ofrecen conciertos de guitarra, según el cronista: "arrancan al acariciar suavemente, dulcemente, las cuerdas de la clásica guitarra, el instrumento español por excelencia, y no cesa un momento de aplaudir con entusiasmo á los regeneradores del toque flamenco" (citado en Flamencodepapel aquí)


Revista "Toros y toreros", 11 de septiembre de 1917
(Extraído del blog Flamencodepapel aquí)
En el mismo blog, la cita de Blas Vega sobre los viajes que Antonio Chacón realizó a la localidad de Valdepeñas, en Ciudad Real, entre los años 1916 a 1919. 

En el año 1918 acompañó en el Teatro Romea de Madrid a la bailarina La Checa, quien debutó ejecutando bailes españoles, (citado en el blog El Eco de la Memoria aquí). 


En 1922 Ramón Montoya participa como guitarrista en el Concurso de Cante Jondo de Granada organizado, entre otros, por Manuel de Falla y Federico García Lorca. 

En el mismo año, 1922,  Montoya participa en el elenco de la "fiesta del cante jondo" en una actuación benéfica en el club Parisiana de Madrid junto a María Amaya, Pavón, Diego Bermúdez, Antonio Chacón y un cuadro de gitanas de Granada.


Revista "El Sol", 2 de agosto de 1922
(Extraído de blog Flamencodepapel aquí)

En el mismo blog Flamencodepapel, se recoge otra crónica del mismo acontecimiento, del diario "La Época" en la que cita a Ramón Montoya: "A los tres [Antonio Chacón, Manuel Pavón y Bermúdez] les acompañó á la guitarra el famoso Montoya, en cuyas manos es el clásico instrumento, caja de líricas sorpresas". Y en el Heraldo de Madrid " Acompañó a los artistas el famoso Montoya, que sabe filigranearse en la guitarra y arrancar de sus cuerdas ayes, suspiros y alegrías. El 'tocaor' madrileño aderezó sus falsetas con el aroma y la sal fina del flamenquismo" (

En los años veinte, acompañó el cante de Diego Moreno "El Personita"
A partir de los inicios de la década de los veinte, Ramón Montoya colabora con Antonio Chacón en la inauguración del Café cantante Villa Rosa de Madrid bajo la dirección de Pajares (cit. blog El Duende flamenco aquí) En los años 27
En el Café de la Marina acompañó el baile de las Macarronas, Salud "La hija del ciego", Anita Caña, La Mejorana, Antonio de Bilbao.

El 24 de agosto de 1925, Ramón Montoya participa como uno de los guitarristas oficiales de la Copa Pavón, certamen de cante jondo que ganó Manuel Vallejo, acompañando al cante a El Niño de Marchena, Manuel Vallejo, Manuel Escacena y El Cojo de Málaga. La crónica del evento hizo referencia a Ramón Montoya: "Anotemos la buena parte que en las incesantes ovaciones a quienes las merecieron tuvo el magnífico tocaor Montoya" (Heraldo de Madrid, 25 de agosto de 1925) Citado en el blog Flamencodepapel aquí


Manuel Vallejo recibiendo la copa, a la derecha Ramón Montoya
(Extraído blog Flamencodepapel aquí)



En el año 1927 Ramón Montoya acompañó el cante de Antonio Chacón y el baile de Soledad La Mejorana en una fiesta organizada en el Palacio de las Dueñas (cita completa en el blog flamencaspor derecho aquí).

En el año 1928, Ramón Montoya participó en el concurso que tuvo lugar en el Teatro de la Zarzuela en el que se obtenía el premio  Copa Antonio Chacón para el cantaor ganador y la Copa Ramón Montoya para el guitarrista primero. El cantaor ganador fue José Cepero y el guitarrista un joven Luis Maravilla. 


(extraído del blog Papeles Flamencos aquí)


En el año 1929, Ramón Montoya participa en un acto de celebración de homenaje a los hermanos Machado, creados de la obra "La Lola se va a los puertos" :


Entre otros artistas flamencos, Ramón Montoya, Manolo de Badajoz y Perico el del Lunar
(Extraída del blog Flamenco en mi memoria aquí)



Años 30 Ramón Montoya actuó en el Teatro Maravillas de Madrid dentro de un espectáculo de Carmen Amaya

En el año 1930 Ramón Montoya forma parte de la compañía que configura el empresario Vedrines para realizar una gira con inicio en Madrid y actuaciones en Gijón y Oviedo. Junto al guitarrista madrileño, los bailaores María Amaya Fajardo, Estampío y La tribu faraónica del Albaicín de Granada, y los cantaores Angelillo, El Americano y El Niño de las Marianas. (ver blog flamencas porderecho aquí). La zambra gitana del Sacro Monte estaba dirigido por La Capitana, es decir, por Carmen Amaya. 

En el año 1932 Montoya actuó en el Apolo de Valencia formando parte del espectáculo "Ópera flamenca" junto a Antonio Martínez, Concha Borrull, Niño de Marchena y, según la crónica, "el estupendo profesor de la guitarra, Ramón Montoya" (citado en "Las provincias" 17 de junio de 1932) (ver blog flamencasporderecho aquí)

Varios recitales en París, ciudad en la que actuó durante ocho meses, "Varios recitales de música flamenca en la sala Pleyel" y dos en la ópera cómica acompañando a La Argentinita. 
Después actuó en Bruselas, Londres y Suiza

Sobre sus actuaciones en Buenos Aires: (en el blog canteytoque.es aquí)
"En mi actuación en Buenos Aires, mi repertorio estará integrado por interpretaciones en la guitarra, en mi "leona" de arte flamenco puramente clásico, como soleares, malagueñas, granadinas, mineras, tarantas, rondeñas, bulerías, tango en mayor y menor, guajiras, farrucas, seguidillas y la rosa, y ejecutaré cada una de ellas con arreglo a los deseos del público, que por espacio de tantos años he pensado conocer por tantas referencias que de él tenía". ("La Nación", Buenos Aires, 11 de mayo de 1937)




En 1910 grabó junto a Juan Breva
Y en 1929 acompañó el cante de Eduardo García Ruiz "El Chata de Vicálvaro"
En 1936 Ramón Montoya grabó junto con el saxofonista Fernando Vilches unas composiciones
En 1910 Ramón Montoya grabó el acompañamiento al cante por marianas de José Luis López "El Niño de las Marianas"
Acompañó al cantaor José Ropero Mirando "El niño de Priego" por fandangos y guajiras (citado en el blog Flamenco en mi memoria aquí en donde se pueden escuchar los audios).
Acompañó a Pepe Marchena por soleás, seguiriyas, bulerías por soleá (escuchar audios en el blog Flamenco en mi memoria aquí).
A Juan García Luque "El Cojo Luque" por fandangos y taranta (escuchar audios en el blog Flamenco en mi memoria aquí)
En 1923 grabó junto a Bernardo el de los Lobitos los cantes de minera y siguiriya (escuchar audios en el blog Flamenco en mi memoria aquí)
En 1928 grabó junto a La Niña de Linares unas tarantas (escuchar audios en el blog Flamenco en mi memoria aquí)
En 1929 junto a Pepe Rebollo por fandangos y media granaína,
En 1939 junto a Juanito Valderrama por taranta

Dos grabaciones como solista en el año 1923 y 1936.
En el año 1932 grabó una colombiana junto al saxofonista Fernando Vilches

Ya en los años 40, Ramón Montoya participa en los espectáculos flamencos que recorren la geografía española.

(Extraído blog Papeles Flamencos aquí)

En 1945 el propio Ramón Montoya actuó en el homenaje que le hicieron en el Teatro Fuencarral para celebrar su 50 aniversario como artista.

(Extraído del blog Papeles Flamencos aquí)

En el año 1948 se hace cargo de la dirección artística del restaurante Solear presentando un gran cuadro flamenco:
(Extraído de Papeles Flamencos aquí)


Agustín Carbonell "El Bola" ha publicado un libro sobre Montoya "El sueño de don Ramón Montoya" ver referencia aquí

La guitarra de Ramón Montoya "la leona" construida por Manuel Ramírez
(extraída de la página de facebook El Sueño de don Ramón Montoya aquí)


En 1936 Ramón Montoya colabora como autor musical junto al maestro Modesto Romero en la película "Paloma de mis amores" dirigida por Fernando Roldán y protagonizada por El Niño de Marchena y la bailarina Ana María,  (ver Facebook El Sueño de don Ramón Montoya aquí)

En relación a sus grabaciones discográficas:
En 1910, Ramón Montoya acompañó el cante de El Niño de la Isla con sus "Malagueñas estilo Enrique el Mellizo" (Cit. blog Flamencodepapel aquí)
A Juan Breva, La Niña de los Peines



LUIS CASIMIRO MOLINA JIMÉNEZ "LUIS MOLINA"  (Madrid, 1883-San Sebastián, 1919)

        La escuela madrileña del toque de principios del siglo XX se completó con Luis Molina junto a la figura de Ramón Montoya. Según Norberto Torres, Luis Molina, que era sobrino de Manuel Molina y hermano del guitarrista Antonio Molina, comenzó en el Café del Gato madrileño junto a Ramón Montoya, y realizó actuaciones en la tertulia de Manuel Ramírez. (ver artículo aquí)


         La década de los diez del siglo XX es la época central en la que Luis Molina se convirtió en el guitarrista de La Niña de los Peines, ambos, como relata Manuel Bohórquez en una entrada en su blog "La gazapera",  establecieron una relación profesional fructífera con grabaciones discográfias y actuaciones varias hasta el año 1917 que fue sustituido por el guitarrista Currito de la Jeroma. (Ver la entrada en dicho blog aquí). 

       En el año 1918, la prensa recoge las actuaciones que Luis Molina realizó junto a los cuadros flamencos en teatros de Madrid, concretamente en el Gran Kursaal, en el que se anuncia "un gran cuadro de canto y baile flamenco del que forma parte el famoso tocador de guitarra, Luis Molina, el bailarín Faíco y la clásica y notable bailadora Juana la Macarrona" (El Liberal Arriacense, 21-12-1918). (ver la entrada en el blog Flamencas por derecho aquí). 

    Luis Molina falleció en accidente de tráfico prematuramente, lo que impidió que siguiera formando parte de la élite guitarrística de principios del siglo XX. 





JOSÉ SIRERA PRATS  (Barcelona, 1884-1931)

      José Sirera perteneció a ese grupo de guitarristas que supieron compaginar sabiamente la guitarra clásica con la flamenca, e incluso otros cordófonos de plectro como la mandolina, la bandurria y el laúd,  transitando entre los distintos géneros musicales sin dificultad. Según la biografía de Domingo Prat recogida en su libro Diccionario de guitarristas, Sirera tuvo una gran afición a la guitarra "cultivándola en su estilo andaluz llamado 'flamenco'. Desde fecha temprana, José Sirera consta como profesor de guitarra y demás instrumentos de plectro, anunciándose en "Lecciones claras y concisas del folklore andaluz, por música o por numeración". Como fruto de su labor pedagógica, José Sirera publicó diversos métodos, como el Método de guitarra por cifra compasada (ca. 1920), dirigido a un estudiante desconocedor del solfeo y por lo tanto cercano al flamenco y al folclore, así como obras de concierto en las que mezclaba repertorio clásico, flamenco y folclórico



Extraído del blog Todo colección



PEPE NARANJO OLMO "PEPE OLMO" (Morón de la Frontera, 1885-Utrera, 1955)

   Pepe Olmo fue un guitarrista seguidor de la escuela de Paco de Lucena, especialmente a través de las enseñanzas de Pepe Mesa, guitarrista local que a su vez aprendió de El Niño de Morón. Por lo tanto, Pepe Olmo es el continuador en la escuela moronense de la guitarra flamenca y a su vez transmisor a la principal figura del toque de Morón, Diego el del Gastor. (ver datos biográficos aquí). 



ÁNGEL DE BAEZA  (Baeza (Jaén), s. XIX-Madrid, s. XX )


   Acompañó a La Rubia de las Perlas en un cante por tarantas 



extraído del blog El arte de vivir el flamenco (aquí)
Asimismo, tiene grabaciones acompañando el cante de Paca Aguilera en la primera década del siglo XX 
Consta sus actuaciones en cafés madrileños como el Café de La Marina, a principios de siglo,  y en el Villa Rosa a partir de los años 20 del siglo XX. 
A principios del siglo XX, acompañó a una joven Pastora Pavón de 12 años en el Café del Brillante de Madrid: 
"Cuando fue a cantar, el guitarrista Ángel Baeza, que era quien tenía que acompañarla, le preguntó que en qué tono lo hacía, contestándole la niña que en el que le diera la real gana. El guitarrista se sorprendió de su osadía y pensó que no sabía cantar con guitarra. Sin embargo, cuando Pastorcita comenzó a estirar la voz, enseguida se percató de que estaba ante un nuevo fenómeno del cante andaluz, ante un diamante por pulir." (cit. en Manuel Bohórquez, La Niña de los Peines en la casa de los Pavón, p. 37)

En el Nuevo Cine Bello de Madrid, antiguo Café de la Marina, entre los años 1911-1913 actuó Ángel Baeza acompañando a la cantaora Alfonsa Jiménez

Ángel Baeza es citado entre otros guitarristas conocidos en la época:


Lionel de Laurencie y Albert Lavignac: Encyclopédie de la musique
(11 vols., París, 1913-31). 1926, p. 2016
Extraído blg El Afinador de Noticias aquí)





No hay comentarios:

Publicar un comentario