Translate

miércoles, 27 de julio de 2016

Antonio Francisco Serra


ANTONIO FRANCISCO SERRA


(Vilafranca del Penedés (Barcelona), 1921-2002)


[Si quieres utilizar el texto como referencia: Castro Martín, María Jesús, "Antonio Francisco Serra'". Magisterio flamenco. María Jesús Castro. 27 de julio de 2016. http://magisterioflamenco.blogspot.com.es/. (fecha de acceso)

Copyright by María Jesús Castro, 2015




El guitarrista clásico y flamenco Antonio Francisco Serra representa en sí mismo la hermandad entre dos ámbitos diferenciados, el de la guitarra clásica, perteneciente al ámbito de la música artística, y el de la flamenca, más próxima a la popular. Sus orígenes profesionales se sitúan en el ámbito familiar de los gitanos catalanes, siendo su padre quien le enseñó a tocar, guitarrista semi-profesional que a su vez era maestro. Las dotes de guitarrista que demostró Antonio condicionaron la inquietud del padre por la ampliación del aprendizaje del joven alumno con estudios de guitarra clásica junto a Miguel Llobet, Emilio Pujol y Francisco Alfonso. Estos estudios, que fueron realizados en el Conservatorio del Liceu y la Escuela Municipal de Música ambos en Barcelona, fueron largamente completados con una vasta formación en historia, estética, armonía, contrapunto, fuga y formas musicales, teniendo de maestro a Joaquín Zamacois, y diplomado en vihuela, bajo la dirección de Emilio Pujol.




Foto realizada por Manuel Granados al Maestro Serra en su estudio de la calle Cerdeña
de Barcelona, en el año 1980, con su guitarra Simplicio. Archivo Manuel Granados






Esta sólida formación musical, junto con sus conocimientos técnicos de la guitarra clásica, favoreció que Serra se introdujera en el circuito de música artística de la ciudad de Barcelona desde temprana edad: en 1934 consta un concierto que realizó en una de las salas más famosas de Barcelona, la Sala Mozart, con una gran acogida entre el público; a mediados de la década de los cuarenta interpretó un recital de vihuela junto a Magda Espinet,así como entre los años 50 y 60 ofreció una ilustración musical de la figura de Tárrega en el local de actividades culturales y literarias Trascacho de Barcelona.

Por su parte, se sabe que adquirió conocimientos de guitarra flamenca, quizás en su entorno familiar, aunque no se tienen referencias en esta primera etapa de que tocara en público conciertos de guitarra solista flamenca: un único dato, que en 1953 participó en el Teatro Calderón en un espectáculo-homenaje a El Príncipe gitano en cuyo cartel publicitario aparece el nombre de Antonio Francisco Serra, "famoso concertista de guitarra"1 pero no consta el repertorio que realizó2.

http://www.historiasdeflamenco.com/antonio-francisco-serra-maestro-de-maestros/

Según esta trayectoria artística, su primer Long Play en 1950 recogió el repertorio clásico-romántico de la guitarra de concierto, "Spanish Guitar Classics" con obras como pavanas, minueto, Serenata española o Asturias.

El progresivo éxito de Serra como guitarrista clásico se afianzó a nivel internacional con su establecimiento en la capital francesa desde el año 1954, ciudad en la que el circuito guitarrístico clásico había sido iniciado por Emilio Pujol y Llobet, entre otros. Desde París, Serra llevó a cabo distintas giras por las principales capitales europeas, así como en el Norte de África y Japón, éxitos que propiciaron la adjudicación de una plaza de profesor en el Conservatorio de Luxemburgo de París en el año 1973.
Seguramente, la formación de Antonio Francisco Serra como guitarrista de flamenco Serra la recibió principalmente a través de la discografía: no consta su maestría en el acompañamiento al cante ni al baile, ni sus contactos con tocaores de la Barcelona flamenca de entonces, exceptuando los círculos familiares. Los consejos que Serra dio a Batista quizás revelan el proceso de aprendizaje que el propio guitarrista catalán hiciera:

"Estos conocimientos [de teoría musical] te ayudarán mucho en tu correcta formación como guitarrista flamenco y mientras puedes oír los discos buenos tocaores que acompañan a cantaores de renombre como: Ramón Montoya a Antonio Chacón, Miguel Borrull (hijo) a José Cepero, Manuel Vallejo; Niño Ricardo a Juan Varea y Canalejas de Puerto Real; Melchor de Marchena a la Niña de los Peines, Manolo Caracol y Antonio Mairena, etc. Apréndete sus falsetas, ritmos y la forma de acompañar de cada uno y analiza el toque en función al cante y a su intérprete, ya que el mismo estilo según sea el cantaor varía."3

Llama la atención que supuestamente el aprendizaje del flamenco lo hiciera Serra a través de los toques de acompañamiento, no de los toques solistas y de la discografía ya grabada por otros guitarristas como Luis Maravilla o Sabicas.

Por su parte, la trayectoria de Antonio Francisco Serra en la guitarra flamenca se orientó hacia el concertismo y, en especial, mediante la colaboración del también guitarrista gitano catalán, Andrés Batista, seguramente favorecida por los vínculos personales que tenían, tío y sobrino respectivamente.

www.andresbatista.es

La aportación original del dúo de guitarras entre Antonio Francisco Serra y Andrés Batista radica en que, a diferencia de otros dúos de moda en la época como Sabicas y Mario Escudero, Serra y Batista ofrecían un repertorio combinado de clásico y de flamenco, ductualidad guitarrística factible entre los concertistas flamencos pero escasamente evidenciado entre los guitarristas clásicos.
Entre las actuaciones del dúo destaca la gira realizada por Japón en el año 1968 con un repertorio dividido en dos partes en las cuales la primera parte era interpretada con obras clásicas, y dúo final, mientras que la segunda lo era con estilos flamencos, con dúo final con farruca y garrotín. Igualmente, en las grabaciones realizadas en 1963, "Punteo flamenco", en el repertorio del dúo destacan las obras de garrotín, alegrías, farruca y zapateado. Esta última obra se incluyó en el disco con temas populares japoneses concedidos al público nipón, "Poetic sentiment of Japan with flamenco guitar" grabado en 1968.4

En la trayectoria profesional de Serra, y en relación con la guitarra flamenca, destaca su labor pedagógica así como sus publicaciones didácticas. De su excelente maestría es resultado el elevado número de alumnos directos en activo. Entre ellos, sobresalen en la guitarra flamenca Andrés Batista, a quien a finales de los años cuarenta dio clases Serra, así como Manuel Granados, a finales de los setenta, y en la guitarra clásica Joan Planas Pahissa.

Por su parte, la publicación de obras didácticas la llevó a cabo Serra a partir de finales de los años setenta, ya de vuelta en Barcelona después de su período parisino. Curiosamente, de los cuatro métodos de estudio que publicó, tres están orientados a la guitarra flamenca y sólo uno a la guitarra clásica, tendencia inversa a su dedicación concertística que, como hemos apuntado, es preferentemente del ámbito clásico.

Principalmente, son dos las aportaciones que Antonio Francisco Serra realizó a la pedagogía de la guitarra flamenca a través de sus métodos de estudio: el concepto progresivo en la enseñanza y la formalización de la escritura musical de técnicas propias del toque flamenco como el rasgueo.
Su primer método "Guitarra Flamenca. Iniciación para sus toques en música y cifra" (1979) destaca por dicho concepto progresivo en el aprendizaje, concepto no expuesto en los métodos de guitarra flamenca con anterioridad publicados, desde un nivel de iniciación hasta un mayor desarrollo. Este concepto se mantendrá en sus posteriores publicaciones Introducción a la guitarra flamenca. Ejercicios de iniciación técnica” (1992) y Guitarra flamenca. Metodología y técnica”. En comparación, su única obra para guitarra clásica publicada en 1984, directamente está pensada para un alumno de nivel técnico superior. 5

http://lasseiscuerdasuk.blogspot.com.es/

Conocedor del método oral habitual de aprendizaje de la guitarra flamenca, todavía en los años ochenta, Serra argumentó los objetivos de su obra "para guiar a todos aquellos aficionados a la música de guitarra flamenca y que, por razones diversas, no han tenido o no tienen acceso a un buen profesor" con el fin de encauzar el aprendizaje del toque flamenco desde la base con un correcto sistema de enseñanza.

Por su parte, la importancia de la obra pedagógica de Serra también radica en la formalización de la notación guitarrística flamenca ya que, como apuntan Sabicas y Mario Escudero en la introducción de la obra publicada de Serra en 1979: "llenan absolutamente la laguna que hasta la fecha teníamos sobre la escritura musical del "Rasgueo Flamenco", así como la forma de tratar algunas variaciones." Y los motivos que argumentan ambos guitarristas para reconocer la valía de dichas notaciones es porque "La justeza y precisión en que es expuesto el sentido del "Rasgueo", permite interpretarlo correctamente aventajando a todo cuanto se ha escrito sobre esta materia. " Adecuación de la notación a un sentido prescriptivo, idónea para una correcta interpretación.


Antonio Francisco Serra fue uno de los primeros guitarristas en publicar una metodología rigurosa en la guitarra flamenca. Su casi nula presencia en la discografía flamenca y la innovación que en la década de los ochenta y principios de los noventa representó su obra pedagógica para el gran público, en una época aún incipiente para el aprendizaje de la guitarra flamenca según los métodos escritos, hizo que el desconocimiento de Serra fuera casi total, con la excepción de sus principales alumnos flamencos, Andrés Batista y Manuel Granados, quienes han transmitido sus conocimientos y su escuela a las nuevas generaciones de guitarristas.

La dualidad de Serra entre ser guitarrista clásico y flamenco, lejos de ser un valor positivo, no facilitó el reconocimiento de su valía, ya que desde el clásico se le considera flamenco, principalmente por sus métodos y por el desconocimiento de su faceta concertística, excepto también gracias a la difusión y transmisión de su obra entre sus alumnos clásicos, como el guitarrista Juan Mario Cuéllar, mientras que en el flamenco se le considera un guitarrista clásico, valorando más su carrera concertística clásica y desconociendo su aportación al género flamenco.

Sin embargo, Antonio Francisco Serra ha sido el pilar fundamental en el que se asienta la actual guitarra flamenca de concierto en Cataluña, principalmente a través del inicio de la normalización de la notación flamenca y del legado pedagógico dejado a sus alumnos. A su vez representa la imagen más característica del flamenco catalán al reunir en su figura las principales influencias que particularizan el toque flamenco en Cataluña: ser gitano catalán, con relaciones internas con los gitanos castellanos flamencos, como la familia Borrull, y a su vez con el ambiente gitano rumbero de los barrios barceloneses de Hostafrancs y La Bordeta, así como ser uno de los primeros guitarrista concertista flamencos que tuvieron una sólida formación clásica-flamenca que le permitió elevar el nivel guitarrístico flamenco en la Ciudad Condal y transmitirlo a las nuevas generaciones.


1 Ver Historias de flamenco. Montse Madridejos. 17 de diciembre de 2014. http://www.historiasdeflamenco.com/antonio-francisco-serra-maestro-de-maestros/ (27 de julio de 2016).
2 Los vínculos familiares entre las familias Serra y Castelló quizá fueran el motivo de la participación de Antonio Francisco Serra en dicho homenaje.
3 Ver Andrés Batista. 2016 (27 de julio de 2016). http://www.andresbatista.es/biografia.html
4 Ver Historias de flamenco. Montse Madridejos. 28 de febrero de 2016. http://www.historiasdeflamenco.com/punteo-flamenco-de-batista-y-serra/ (27 de julio de 2016).
5 Bibliografía de Serra, Antonio Francisco: 17 Estudios para guitarra. Técnico-superiores. 1988, Barcelona: Music Distribución; Guitarra flamenca. Metodología y técnica. Sistema progresivo por música y cifra. Madrid: Carisch; Introducción a la guitarra flamenca. Ejercicios de iniciación técnica. 1992, Barcelona: Music Distribución. 

4 comentarios:

  1. Yo mismo fuí alumno suyo, primero en la escuela de Ruano Balada y posteriormente en su domicilio.
    Me consta que Rafael Cañizares también tomó alguna clase.
    A destacar también en el ámbito flamenco su hija Juana Ximenis, bailaora destacada en los 70-80.

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio, sí el legado de Serra en la escuela de guitarra catalana es mucho más importante de lo que se conoce. Muestra es la cantidad de alumnos que tuvo, como es tu caso. Ojalá que este artículo sirva para potenciar un mayor reconocimiento hacia el Maestro desde el flamenco. Y sí, su hija Juana Ximenis y su hijo Serrita han sido los familiares directos que han continuado su herencia. Pronto tendrán todos ellos una entrada en el blog flamencocatalán.blogspot. Un saludo y gracias por seguirnos!

    ResponderEliminar
  3. Tuve la fortuna de ser alunmo suyo durante muchos años. Gran maestro y persona. Pude conocer de primera mano gran parte de sus composiciones, estudios y todo el trabajo que le supuso. Siempre he pensado q se merece tener un reconocimiento a tanto talento y esfuerzo.

    ResponderEliminar
  4. Tuve la fortuna de ser alunmo suyo durante muchos años. Gran maestro y persona. Pude conocer de primera mano gran parte de sus composiciones, estudios y todo el trabajo que le supuso. Siempre he pensado q se merece tener un reconocimiento a tanto talento y esfuerzo.

    ResponderEliminar